MENSAJE Y SALUDO DE PASCUA

Circ. Nro. 12/2018

MENSAJE Y SALUDO DE PASCUA

“Nosotros, que comimos y bebimos con Él, después de su resurrección” (Hechos 10,41)

 

Queridos hermanos,

¡Feliz Pascua en el Señor! La Buena Noticia de la Resurrección nos enciende el corazón de esperanza para profundizar nuestro seguimiento de Jesús; nosotros que comemos y bebemos su Cuerpo y su Sangre, estamos invitados a anunciarlo con nuestra propia vida.

En tiempos bravos, aparentemente infecundos y llenos de oscuridad, los cristianos somos signos vivos y dinámicos de una luz que nos viene de Dios, de un proyecto de amor que incluye a todos los hombres, especialmente a los más pobres. En estos contextos difíciles, la Iglesia se revela siempre como portadora de una gran Noticia, bella y verdadera, que es para todos. Nuestras comunidades no pueden guardarse esto que han visto y oído: ¡Cristo había muerto y está vivo!

 

Visita pastoral de San Nicolás al Decanato Norte.

En los próximos meses, la alegría de la Pascua me llevará junto a San Nicolás el decanato Norte. Así, las parroquias San Antonio (Anillaco), Inmaculada Concepción (Aimogasta) y San Blas de Los Sauces, tendrán la oportunidad de recibir a nuestro Santo Moreno y de acoger un espacio de reflexión y diálogo pastoral como ya hemos tenido con los hermanos y comunidades del decanato Oeste y del decanato Sur. Para mí como obispo es una experiencia maravillosa tocar la religiosidad de nuestro querido pueblo y creer en la laboriosa presencia de Dios en nuestra vida y cultura riojanas.

Proyectos sobre aborto.

Cuando se debate sobre la vida y la posibilidad de interrumpirla, los cristianos insistimos en defenderla, cuidarla y sostenerla desde la concepción en el vientre materno hasta la muerte natural. Cada vida, toda vida, todas las vidas, son sagradas. El cuerpo resucitado de Cristo nos habla de una dignidad de nuestra carne que Dios ha querido honrar con la vida de su mismo Hijo. Una vida corajuda y fiel, entregada por amor a nosotros.

Asamblea diocesana de Cáritas.

En este mismo espíritu de Pascua, me gustaría insistirles en el pedido para que las comunidades parroquiales participen con sus representantes en la Asamblea diocesana de Cáritas del próximo 7 y 8 de abril, prevista en la Casa Tinkunaco, como ya les indiqué en una comunicación anterior.

La puesta en común de criterios y experiencias concretas nos ayudará a atender las urgencias y las emergencias de la pobreza y a responder con prontitud a las necesidades de los hermanos más afligidos. Las primeras comunidades cristianas nos trasmitieron que es posible compartir bienes y dones personales y comunitarios.

Por eso queremos estar preparados para los próximos meses que pueden ser muy difíciles viendo la generalizada falta de trabajo, la desactualización sostenida de los salarios respecto de la inflación y el cese de un importante número de planes nacionales que amortiguaban el impacto de la situación económica adversa para tantas familias pobres. Necesitamos entonces, que estén todas las parroquias presentes con sus dos delegados para fortalecer nuestros espacios y estructuras solidarias.

Queridos hermanos,

Dios los bendiga y les conceda su paz, nacida del costado glorioso de Cristo Crucificado que ha resucitado. Él nos indica el camino de una vida verdaderamente plena y feliz, la vida de los hermanos que ha querido ganar al precio de su Sangre bendita que hoy es Vino nuevo derramado sobre el mundo.

Los abrazo y bendigo pidiendo la intercesión de María, nuestra Madre del Valle, que como en Caná sigue diciéndonos: “Hagan lo que Jesús les diga.”

La Rioja, 27 de marzo de 2018

 

+Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

Anuncios
Publicado en Uncategorized

Informe de prensa – 179º Comisión Permanente del Episcopado (6-7 de marzo)

 

En el intercambio pastoral con el que se inició la reunión, el presidente de Cáritas Nacional, Mons. Carlos Tissera, transmitió a los obispos la grave situación generada por las inundaciones en el NOA y la necesidad de una urgente asistencia a las más de 16.000 familias afectadas. Señaló además que a esa situación se suma la ausencia de información sobre la magnitud de lo ocurrido.

Los obispos expresaron su preocupación por la delicada situación social que atraviesa el país y por el número creciente de los despidos. Muy preocupados igualmente por el tema de la despenalización del aborto, hicieron suya la Declaración de la Comisión Ejecutiva “Respetuosos de la vida” del día 23 de febrero. Asimismo compartieron lo expresado por nuestros hermanos cristianos del Consejo Directivo Nacional de la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas (ACIERA), en su declaración del día 5 de marzo del 2018. Además se propusieron encarar el debate sobre esta cuestión, integrando las áreas de comunicación, pastoral y diálogo con los legisladores.

Los miembros de la Comisión Ejecutiva transmitieron los detalles de la visita que realizaron al Papa Francisco en el mes de enero.

Se informó también sobre los detalles de la preparación del próximo Encuentro Nacional de Jóvenes, a realizarse en Rosario los días 25-27 de mayo, y en el marco del Sínodo de los Jóvenes (Roma, 3-28 de octubre).

Los obispos concluyeron, como es habitual, con el análisis del temario de la próxima Asamblea Plenaria (Pilar, 16-21 de abril).

Publicado en Uncategorized

Saludo de Cuaresma de los obispos del NOA a las comunidades eclesiales de la región

SALUDO A LAS COMUNIDADES ECLESIALES DEL NOA

Los obispos del NOA, reunidos en El Siambón, Tucumán, del 28 de febrero al 2 de marzo, para rezar y pensar la tarea pastoral de nuestras iglesias queremos expresar al Pueblo de Dios nuestra cercanía y cariño.

Nos unimos a nuestras comunidades en este camino cuaresmal para llegar a la Fiesta de la Vida, la Pascua, custodiando y promoviendo este don maravilloso y único que Jesús nos invita a cuidad desde su origen, en su desarrollo, en las situaciones de vulnerabilidad (desempleo, pobreza, adicciones, cárcel…), en la niñez, juventud, madurez y ancianidad hasta el final digno de cada persona.

Por eso adherimos a la Declaración de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina del 23 de febrero, “Respetuosos de la Vida”, promoviendo desde nuestras familias y comunidades la “cultura de la vida y del encuentro”.

Invitamos a los fieles cristianos a vivir intensamente este tiempo de gracia, atendiendo a las recomendaciones del Papa Francisco en su Mensaje de Cuaresma al referirse a nuestra frialdad “que se transforma en violencia que se dirige contra aquellos que consideramos una amenaza para nuestras ´certezas´: el niño por nacer, el anciano enfermo, el huésped de paso, el extranjero, el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas.”

Que la luz de Cristo gloriosamente resucitado, disipe las tinieblas de nuestra inteligencia y encienda nuestro corazón en su amor para irradiarlo a los hermanos.

Fraternalmente en el Señor Jesús y la Virgen María.

 

Los obispos del NOA

                José María Rossi, obispo de la Santísima Concepción; Vicente Bokalic, obispo de Santiago del Estero; Enrique Martínez Ossola, obispo auxiliar de Santiago del Estero; José Melitón Chávez, obispo de Añatuya; César Daniel Fernández, obispo de Jujuy; Luis Urbanc, obispo de Catamarca; Marcelo Daniel Colombo, obispo de La Rioja; Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta; Carlos Alberto Sánchez, arzobispo de Tucumán;Andrés Stanovnik, administrador apostólico de Orán; Pedro Olmedo, obispo prelado de Humahuaca; José Demetrio Jiménez, obispo prelado de Cafayate.

Publicado en Uncategorized

Carta pastoral de Cuaresma

VAMOS A CALENTAR EL CORAZÓN.

«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)

 

Mis queridos riojanos,

En la Providencia de Dios, los tiempos litúrgicos vienen a convocarnos para volver a Él, de todo corazón y con toda el alma. Ciertamente no se trata de una repetición ritual vacía sino la posibilidad totalmente nueva de dejarse encontrar por Dios para que Él nos haga instrumentos eficaces de su gracia, para que consuele nuestros corazones, para que nos haga nuevos.

Ciertamente estos días nuestros están cargados de tristeza y pesar por la muerte de Emmanuel Garay, el joven cadete de la Policía y la angustia de su padre y hermanos que lo vieron partir cargado de sueños e ideales y ahora lo lloran. Acompañémoslos con nuestra oración y compromiso creyente. Recemos también por los restantes jóvenes que se están recuperando, para que Dios los cuide y nos los devuelva sanos. Como sociedad estamos invitados no sólo a afligirnos sino a actuar decididamente a favor de la vida y el cuidado de cada vida, de todas las vidas. Esta cuaresma no puede pasarnos desapercibida. Algo tiene que cambiar en nuestro corazón, en nuestra comunidad, en la entera sociedad riojana y en sus instituciones.

Sentir con la Iglesia

A mediados de enero viajé a Perú, enviado por la Conferencia Episcopal Argentina para acompañar al Santo Padre en su visita al hermano país. En un mensaje les compartí mis impresiones sobre ese importante gesto de Francisco de venir a confirmarnos en la fe en tierra latinoamericana.

Posteriormente vine a Roma con la Comisión Ejecutiva del Episcopado para encontrar al Santo Padre y sus colaboradores en el gobierno de la Iglesia. De esta visita hicimos una reseñan en un mensaje al pueblo argentino muy difundido.

Terminada esta visita, he quedado para terminar algunas formalidades de la tramitación de la causa de beatificación de Mons. Angelelli, los padres Murias y Longueville y el laico trabajador rural Wenceslao Pedernera. Pude consignar en manos del Santo Padre la positio que es como un resumen oficial de la causa y sus distintas partes y documentos. Este texto será ahora evaluado por teólogos y cardenales para considerar la posibilidad de la beatificación. Quedan algunos otros trámites que concluir en los próximos días, pero lo más sustancial se ha hecho.  Agradezco a los Franciscanos Conventuales que me recibieron fraternalmente en su Casa Generalicia. Ellos han trabajado intensamente desde la postulación primero diocesana y después general. ¡Gracias por la comunión fraterna en nuestra misión junto al Pueblo de Dios!

Dios no quiere corazones fríos

El mensaje del Santo Padre para la Cuaresma nos introduce en una mirada sencilla pero muy profunda de la condición humana y de sus límites y fragilidades. Con palabras claras y con imágenes siempre comprensibles nos invita a no dejarnos enfriar es decir a que no dejemos de amar.

Francisco analiza los motivos de ese enfriamiento. Algunos son externos, vienen de aquellos “falsos profetas” que quieren seducirnos con promesas e ideales ajenos a nuestra condición de Hijos de Dios y hermanos de todos los hombres. Y lo logran muchas veces. Con dolor tenemos que admitirlo. Dejamos atrás el estilo fraterno y sencillo con el que Cristo nos propone que cada uno sea “todo de Dios” para adoptar un modo de vida antievangélico. Otras causas tienen raíz en nuestros propios corazones y se relacionan con nuestra avidez de bienes y seguridades materiales entre otras dependencias.

Lamentablemente esa frialdad se expande con capacidad de daño “(…) se transforma en violencia que se dirige contra aquellos que consideramos una amenaza para nuestras «certezas»: el niño por nacer, el anciano enfermo, el huésped de paso, el extranjero, así como el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas.” (Del Mensaje para la Cuaresma 2018). Inclusive en su itinerario destructivo, nos hace partícipes del daño contra la Creación de Dos, la Casa Común que habitamos, nuestra hermana-madre Tierra a la que herimos con nuestro maltrato y desdén.

Y agrega Francisco que el enfriamiento destructivo del amor no sólo nos afecta en lo personal sino que también se hace patente en nuestras comunidades en “la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y de entablar continuas guerras fratricidas, la mentalidad mundana que induce a ocuparse sólo de lo aparente, disminuyendo de este modo el entusiasmo misionero.”(Cfr. Evangelii gaudium, nn 76-109).

La Cuaresma, tiempo de calentar el corazón

En el contexto que nos fue describiendo Francisco, más que nunca nuestro corazón necesita ser abrigado por la ternura de Dios manifestada en la pedagogía de la Iglesia. En ella, la oración, la limosna y el ayuno nos fortalecen para el regreso al Señor que siempre nos está esperando; es más, sale a nuestro encuentro para impulsarnos a emprender el camino de la conversión personal y comunitaria.

A continuación, el Papa explica los signos y gestos que nos ponen en el camino de la conversión. Si la oración nos invita a darnos más tiempo para unirnos al Señor, en ella nos conectamos con la dura realidad de nuestras faltas y podemos encontrar el consuelo de Dios que nos quiere confortar.

En la propuesta de Francisco, en primer lugar, la limosna nos libera de la avidez y las falsas seguridades que da la riqueza. Cuando ayudamos, la limosna nos hace testigos y partícipes de la Providencia de Dios que ha querido que todos los hombres tuvieran lo necesario.

El ayuno es una oportunidad para vivir, por la privación de voluntaria de alimentos, en solidaridad con tantos hermanos que no tienen para comer. Además, nos conecta con Dios, el único que puede saciarnos plenamente. Volvamos al Señor con un corazón necesitado de ese alimento que nos nutre y ayuda a crecer de verdad.

Con estas indicaciones sabias y sencillas a la vez, el Papa nos invita a una jornada de ayuno y oración para el viernes 23 de febrero. En los próximos días les informaré cómo se concretará en algunas parroquias de la diócesis, esta feliz iniciativa del Papa Francisco.

Queridos hermanos,

¡Feliz Cuaresma, tiempo de Dios y de su Iglesia en nosotros! Que podamos calentar nuestro corazón en el camino a la Pascua.

Los abrazo y bendigo en Jesús, nuestro Niño Alcalde y buen Pastor.

 

Roma, 14 de febrero de 2018.-

Mons. Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

Publicado en Uncategorized

MENSAJE A LA FAMILIA DE EMMANUEL GARAY

Como miembros de la Iglesia en La Rioja queremos expresar nuestra cercanía y solidaridad con la familia del cadete Emmanuel Garay, en este momento doloroso de su muerte prematura.

El valor de la vida, de cada vida, de todas las vidas, nos llama a luchar sin descanso por ellas. Ningún mecanismo institucional puede arriesgar ese gran don que nos ha sido dado por Dios.

Creemos que el amor, la justicia y la paz son prioritarios en una sociedad que debe evitar subordinarlos a toda forma de violencia y errónea comprensión de la seguridad.

Cuidar la vida de nuestros jóvenes, procurar con todas nuestras energías que puedan cumplir sus sueños, es nuestro deseo y deber de adultos.

Un fuerte y fraterno abrazo para la familia de Emmanuel.

Que la Virgen María los conforte en esta hora difícil y Jesús anime nuestra esperanza del reencuentro final.

La Rioja, 10 de febrero de 2018.

Obispo Marcelo Colombo, Sacerdotes y laicos de la Iglesia Católica en La Rioja

Publicado en Uncategorized

Mensaje de la Comisión Ejecutiva a la Iglesia en la Argentina

Queridos hermanos,

Con gran alegría vamos concluyendo nuestro paso por Roma.

Como Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, hemos tenido oportunidad de visitar casi todos los dicasterios vaticanos y de asomarnos a la intensa actividad que con calidez, cercanía y eficaz sensibilidad despliegan estos organismos animados por el incansable Papa Francisco. Nos hemos sentido escuchados y alentados en nuestra misión.

Entre los distintos temas que fuimos abordando, pudimos conocer el programa de trabajo con que la Santa Sede prepara el Sínodo sobre los Jóvenes (2018) revelando el compromiso de toda la Iglesia con su evangelización. De igual manera la simultánea preparación del Sínodo para el Amazonas (2019) expresa el acompañamiento eclesial y la promoción integral de los pueblos originarios, así como la preocupación por la creación afligida por el maltrato sistemático que la depreda y somete. Este Sínodo ciertamente, tendrá resonancias globales y consecuencias para nuestra región en cuanto proclamación de la Buena Noticia del cuidado de la Casa Común, a fin de que sea una tierra habitable para todos.

En estos días nos hemos encontrado en dos ocasiones con el Sumo Pontífice. El pasado 1° de febrero lo acompañamos en la celebración de la Eucaristía en Santa Marta. Allí pudimos saludarlo y expresarle nuestro cariño fraterno. Esta mañana volvimos a vernos para una audiencia privada en la que Francisco nos confirmó en la fe con su ministerio de buen Pastor de la Iglesia universal.

Durante una hora recorrimos los distintos temas pastorales que nos preocupan y que encontraron resonancia en Francisco, cuya pasión evangelizadora y reflexión autorizada nos ayudan a discernir nuestro compromiso de pastores para estar presentes, con coraje evangélico, donde nuestros hermanos nos necesitan; y para que nuestra palabra se prolongue en el testimonio abnegado de la entrega.

En el diálogo que mantuvimos, le renovamos nuestro deseo de que visite la Argentina cuando lo juzgue oportuno. Por ahora el Papa no viajará a nuestro país, decisión que respetamos y acompañamos.

Con afecto, desde Roma, los saludamos y bendecimos en nombre de Cristo, el Señor y María de Luján.

Roma, 3 de febrero de 2018
Los obispos de la Comisión Ejecutiva de la CEA
Mons. Oscar V. Ojea, Obispo de San Isidro y Presidente de la CEA,
Cardenal Mario A. Poli, Arzobispo de Buenos Aires y
Primado de la Argentina y Vicepresidente I
Mons. Marcelo D. Colombo, Obispo de La Rioja y Vicepresidente II
Mons. Carlos H. Malfa, Obispo de Chascomús y Secretario General

Publicado en Uncategorized

Mensaje del Obispo de La Rioja compartiendo la visita del Santo Padre a Perú

MENSAJE CON MIS VIVENCIAS DE LA VISITA DEL SANTO PADRE A PERÚ

Mis queridos riojanos,

Pienso en Uds. mientras les escribo estas líneas desde Lima donde me trajo la visita del Santo Padre Francisco., un acontecimiento no sólo emotivo y fervoroso, expresión de una rica religiosidad sino, sobre todo, eminentemente evangelizador. No deseo escribir una pieza periodística o literaria, ¡hay tantos buenos periodistas y escritores!, sino del compartir de un pastor edificado por el entusiasmo y fervor del pueblo peruano y alentado por la alegría evangelizadora del Papa.

He podido participar de casi todos los encuentros del Papa con los hermanos peruanos, un pueblo cálido, alegre y sencillo, como la gente de nuestra diócesis y del NOA argentino. “Francisco, amigo, Perú está contigo” vivaban con entusiasmo mientras poblaban las extensas avenidas de Lima, las callecitas tropicales del Amazonas en Puerto Maldonado y de Trujillo. Muchedumbres de fieles provenientes de las parroquias del país, con sus niños y enfermos, con sus ancianos y jóvenes, con sus familias y colegios, querían la bendición de Francisco.

En Puerto Maldonado vimos un encuentro soñado entre el Pastor y las delegaciones indígenas del Amazonas peruano con comunidades invitadas de otros países de la misma región. Puerto Maldonado es un paraíso destruido por la codicia humana, en particular por la avidez de la minería que en su afán extractivo ha contaminado y destrozado el río, única vía casi de circulación y por ende de comunicación de esos pueblos. Ya desde el avión podíamos ver y comprobar el daño ambiental expresado en el color oscuro de las aguas antaño azules. Es común que, con dolor, los peruanos llamen a este lugar “Puerto Abandonado” para referirse a la situación de precariedad y desolación que viven.

Los pueblos y naciones indígenas presentes expresaban su preocupación por la destrucción del ambiente, de la vida de las jóvenes generaciones y de la cultura. Con danzas y sentidas intervenciones, le pidieron al Papa que los defendiera de todas esas plagas que amenazan con destruirlos para siempre. Conmovido, Francisco acogió esa súplica con palabras de contención, aliento y esperanza. Y renovó su compromiso evangelizador explicitando la celebración del Sínodo de Obispos para el Amazonas ya convocado para 2019 y cuya primera reunión preparatoria tendría lugar ese mismo día, allí, en Puerto Maldonado esa tarde. Será un acontecimiento de alta importancia pastoral no sólo para el Amazonas sino para toda América Latina, en vistas a concretar la importante reflexión del magisterio de Laudato si y la promoción integral de los pueblos originarios, con su rica cultura y su llamada a un buen vivir en relación con la tierra, con los hombres, y con el Creador.

Después de las comunidades aborígenes, en otro auditorio multitudinario, con las parroquias y comunidades de la región, el Papa Francisco tuvo un encuentro sencillo y cargado de sentido. La gente le compartió su dolor, su sentirse “tierra de nadie”, devastados, asolados por la codicia humana. “Uds. no son de nadie. Tienen Madre (¡la región se llama Madre de Dios!). Tienen quién los cuida. Porque hay una madre, tienen esperanza.” Los alentó Francisco a seguir cuidando la vida y a formar comunidades en torno a la Palabra, en el seguimiento de Jesús. Su Palabra nos rescata. Aislarnos, sentirnos solos y dejarnos estar es abatirnos para morir. Estamos llamados a vivir en comunidad en el camino del Reino de Dios.

En Lima, en el Palacio de Gobierno, el Papa tuvo palabras claras para la sociedad y la clase dirigente. La corrupción es una tentación permanente. Animó a los peruanos a resistirla para que los pueblos crezcan y sean más libres, en justicia y dignidad. Más tarde se encontró con sus hermanos jesuitas en un emotivo intercambio de experiencias y miradas. Francisco pudo reconocer a antiguos compañeros de misión a los que abrazó feliz.

El 20 de enero fuimos a Trujillo. Los obispos peruanos y la delegación de obispos visitantes, acompañamos al Papa en la hermosa concelebración de la Eucaristía en Huanchaco, frente al Pacífico. Se trata de una región asolada hace algún tiempo por el temible fenómeno climático del Niño Costero que devastó barrios y comunidades, algunas todavía en proceso de reconstrucción.

En la misa multitudinaria, el Papa los invitó a profundizar en la solidaridad tan necesaria en tiempos de crisis para construir una sociedad más justa y fraterna, lejos de la codicia, la rapiña, la trata de personas y la violencia callejera.. Convocando a las distintas comunidades a partir del nombre de sus devociones populares, Francisco despertó el júbilo de los concurrentes- El camino entre Huanchaco y Trujillo estaba pletórico de personas que por horas habitó ese paisaje marítimo agregándole color y afecto.

Terminada la misa los obispos pudimos saludar al Santo Padre. Le trasmití el abrazo afectuoso y cálido de los argentinos, especialmente de los riojanos. Charlamos brevemente y pude sentir, como siempre, su cariño paternal para nuestra Argentina, su patria amada. Pronto nos encontraremos en Roma, con la visita de la Comisión Ejecutiva de la CEA de manera que este intercambio anticipó nuestra próxima reunión.

En la tarde, Trujillo nos recibió en su Seminario Mayor para el encuentro del Papa con los consagrados. El Papa nos ofreció una reflexión de gran hondura espiritual y pastoral. Lo hizo como un padre, sabio y lleno de luz, para enseñar un camino de oración y crecimiento en la autoconciencia del amor de Dios que nos eligió en nuestra fragilidad y nos llamó a servirlo. “Mirarse al espejo” fue su indicación, no para solazarnos narcisistamente, sino para comprender nuestra realidad limitada y simple, tan necesitada del amor de Dios que nos escoge a pesar de ella y quiere contar con nuestro sí, renovados y disponibles a reírnos de nosotros mismos, fuertes en Él para servirlo en nuestros hermanos, lejos de dejarnos marchitar por la amargura o la autorreferencialidad.

También se refirió a las comunidades de consagrados (en un sentido amplio no sólo hablaba de comunidades religiosas sino también de seminarios, presbiterios y conferencias episcopales) y a su lógica interna, muchas veces atravesada por las actitudes criticonas y hostiles de sus miembros. Subrayó la necesidad de integrar a los ancianos en ellas, valorando su sabiduría que nos enriquece y hace fuertes con sus aportes. “Que los viejos sueñen para que los jóvenes profeticen” nos recordó aludiendo a la profecía de Joel, horizonte de una comunidad integrada, auspicio de una humanidad nueva.

Trujillo nos despidió con una celebración mariana cargada de signos de la devoción profunda y sólida de esta parte del Perú. Con una sentida evocación de las madres y abuelas peruanas, signo permanente de la fortaleza de este pueblo, el Papa invitó a luchar contra los feminicidios que en todo el mundo hablan de la violencia contra la vida de la mujer y la negación de su dignidad, portadora del sello fecundo del amor de Dios. Cuidar a la mujer es cuidar la vida, toda la Vida.

El domingo 22 de enero, en Lima, el Papa rezó ante las reliquias de los Santos peruanos y encontró a las religiosas de clausura. Con afecto, les dirigió palabras llenas de entusiasmo, invitándolas a tener una oración y una mirada que integren la vocación contemplativa y su misión eclesial, expresión de un amor grande unido a la Cruz de Cristo.

Más tarde se reunió con los obispos con un mensaje sencillo, abierto al diálogo franco y fraternal, con preguntas y reflexiones de todos. En ese ámbito se permitió expresarles la preocupación por la situación de América Latina, el triste abandono del sueño de la Patria Grande de los latinoamericanos y la tentación de políticas económicas de signo liberal que excluyen y endeudan.

En la tarde, la base aérea militar de Las Palmas, tempranamente invadida por cientos de miles de peruanos, nos recibió para la celebración de la Eucaristía. Más de un millón de asistentes rezamos y cantamos con Francisco, recibimos sus reflexiones y nos animamos a soñar junto a él, una Iglesia en salida. El recibimiento de los peruanos fue extraordinario. “Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer, si eres el Papa Francisco, el vicario de Cristo que nos viene a ver” entonaban ante el paso del Santo Padre saludando a la multitud presente.

La reflexión fue una fuerte consideración sobre el hombre de la ciudad, los que la habitan, los que llegan a ella en busca de un futuro duro y difícil de alcanzar, los que son descartados por sociedades deshumanizadas. Pero Dios quiere habitar nuestra ciudad, quiere llegar a ella, alcanzarla para transformarla en el camino del Reino de Dios. Francisco convocaba así a los cristianos de las ciudades a afrontar sus desafíos con mirada y decisión creyente.

Voy concluyendo mi relato. Quería trasmitirles a Uds. mis queridos riojanos y en Uds. a los argentinos, estas vivencias, para que sigamos rezando por Francisco y su paternal servicio al Evangelio y a la Iglesia, que debe anunciarlo a tiempo y a destiempo para comunicar vida y vida en abundancia de parte de Cristo, nuestro Niño Alcalde y Buen Pastor.

Los abrazo y bendigo con afecto.

Lima, 22 de enero de 2018.-

+Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

Publicado en Uncategorized