Mons. Marcelo Colombo asumió como obispo de La Rioja. 9-9-2013

Monseñor Marcelo Daniel Colombo asumió este sábado 7 de septiembre como séptimo obispo de La Rioja en una concelebración eucarística desarrollada en las escalinatas de la catedral, con la presencia de cientos de fieles, una extensa nómina de obispos y las autoridades provinciales.

La celebración comenzó con la lectura de la bula papal por la que el Santo Padre elige a monseñor Colombo obispo de La Rioja; luego, el nuncio, monseñor Emil Paul Tscherrig, entregó el báculo al arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Alfonso Delgado –metropolitano de la provincia eclesiástica-, quien lo entregó a monseñor Colombo, quien presidió la celebración eucarística, en la que recibió el saludo de sacerdotes y algunas religiosas, en representación de todos los que trabajan pastoralmente en la diócesis. A su momento, también recibió el saludo de su predecesor, monseñor Roberto Rodríguez, quien renunció a su cargo al cumplir el límite de edad que exige el derecho canónico.

En su homilía, el prelado manifestó “el deseo de compartir la fe del pueblo riojano” y de aprender de este pueblo, con el cual desea transitar “los desafíos que Dios pone como Iglesia”, que “son los de Jesús”: acercarse a los pobres, darles consuelo y esperanza y ayudarlos “a ponerse de pie”.

“A la luz de esta Palabra, quiero ahondar en mi misión de entregarles al mismo Jesucristo en mis gestos y palabras. Un obispo sirve a su Pueblo, especialmente con el testimonio sencillo de su propia fe, la cual comparte a través de sus enseñanzas pero sobre todo con sus actitudes. Vivir entre Uds. como padre y como pastor, será para mí un desafío de amor muy grande, que sea referencia a ese amor de Jesús, que dio la vida por sus amigos”, expresó.

Monseñor Colombo también recuperó la figura del obispo Enrique Angelleli: “Su vida y entrega generosas son para nosotros semilla fecunda de nuevas comunidades y de nuevos tiempos. Su deseo de vivir a fondo el Evangelio de Jesucristo y aplicar las enseñanzas del Concilio Vaticano II nos invitan, en este Año de la Fe, a recorrer el camino de una Iglesia comunión al servicio de los hombres, especialmente los más pobres, a sembrar de Reino de Dios la vida de nuestro pueblo”.

El prelado también dejó un mensaje de aliento a las distintas realidades de la vida diocesana, e insistió en que llegó a la provincia para escucharlas y servirlas. Habló de formar una comunidad con el presbiterio, como así también con los religosos y los laicos. También dedicó palabras a los jóvenes y aseguró que la política “puede ejercerse con nobleza y respeto” y “con vocación capaz de cambiarle la vida a la gente”.

Obispos presentes. Asistieron a la celebración los obispos de la provincia eclesiástica de San Juan, monseñor Alfonso Delgado, arzobispo metropolitano, y monseñor Pedro Daniel Martínez, obispo de San Luis. También monseñor Carlos María Franzini, arzobispo de Mendoza; monseñor Gustavo Zanchetta, obispo de Orán; monseñor Ramón Dus, arzobispo de Resistencia, y su emérito, monseñor Fabriciano Sigampa; monseñor Luis Urbanc, obispo de Catamarca; monseñor Francisco Polti, obispo de Santiago del Estero; monseñor Carlos José Tissera, obispo de Quilmes; monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, obispo de San Francisco; monseñor Samuel Jofré Giraudo, obispo de Villa María, y monseñor Gustavo Gabriel Zurbriggen, obispo coadjutor de Deán Funes.+

20130908-180256

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.