Una multitud dio la bienvenida al obispo Marcelo Colombo, en Polco CHAMICAL. 14-10-2013

3686-3-271964-1

Una multitud dio la bienvenida al obispo Marcelo Colombo, en Polco CHAMICAL, (Redacción Diario El Independiente) – Una verdadera multitud, calculada en unas doce mil personas, participaron ayer de las festividades en honor a la Virgen del Rosario de Polco. El obispo, Marcelo Colombo, ofició la misa central y fue ovacionado al hacer su primera visita a la Patrona de Los Llanos. Con una temperatura fresca por la mañana, al iniciarse la peregrinación desde esta ciudad hacia Polco, nublado al promediar los actos litúrgicos, y con un sol radiante durante la procesión, una multitud de peregrinos y visitantes, se abalanzó en la víspera, para ocupar casi en su totalidad, la Villa de Polco. El lugar, donde cada año durante los dos primeros domingos de octubre se venera la imagen de la Virgen del Rosario, milagrosa al sentir de sus fieles, y atrapante para quienes la visitan por primera vez en su Santuario. Nada quedó al azar, una impecable y destacada organización por parte de la Comisión de la Iglesia, logró que la multitud pudiera apreciar y escuchar todas las alternativas de los actos que se celebraban en las afueras del Templo Mariano, desde todos los puntos de la villa. Eran las 10:40, y por primera vez desde su llegada a La Rioja, monseñor Marcelo Colombo salió del templo, detrás de él, el párroco de Chamical, Carlos Baigorrí, y junto a ellos religiosos de varias localidades de la provincia. Un fuerte aplauso, ensordeció al prelado en un recibimiento, y una muestra de respeto por parte de la multitud, que esperaba el mayor oficio religioso que se da en este departamento durante el año. Conmovido, presenció el primer paso de la celebración, la salida de la imagen de la Virgen del Rosario del templo, para encontrarse con su gente, con sus hijos, con sus devotos, que cada año, por más lejos que estén, regresan a tomar su gracia y a pedirle su bendición. “Es conmovedor estar aquí, te llena el alma, muchas gracias a toda la comunidad”, dijo Colombo sonriente, mientras saludaba a todos. “Qué hermoso es ver que la Virgen los convoca, que los hace regresar a su tierra, y hace que se sumen de varias provincias”, dijo, tras preguntarle a la gente por sus procedencias. Al iniciar su homilía, Colombo sintetizó en la palabra “gratitud”, la fuerte presencia de la comunidad católica en Polco. “El tener gratitud hacia Dios y la Virgen, habla de un corazón noble, porque sabemos que frente a Dios, nos reconocemos necesitados de su amor, de su bendición”, indicó. Agregó que, “es un día para dar gracias, pero también para comprometernos, para llevarnos una idea madura, reflexionar en un cambio que tenemos que hacer, para mejorar en nuestro hogar; como los chicos de la escuela hacer los deberes, para que cuando regresemos, traigamos hechas las tareas, que son de reflexión, de haber crecido como personas”, dijo el Obispo. En otro párrafo, se refirió a las incipientes sequías, y le pidió a la sagrada imagen de la Virgen, por todos los pueblos del mundo que tienen el problema de la falta de agua: “Te pedimos madrecita, por el agua para nuestra gente, por las lluvias para nuestros campos, nuestros animales”. Antes, desde la parroquia, se llevó a cabo una extensa lectura de recibimiento para el Obispo, del que se reseñó la vida y la comunidad de Chamical, tierra signada por la muerte de los mártires Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville. LA PROCESIÓN Esta vez, sin la presencia de las agrupaciones gauchas por la multitud, y al mediodía, se inició la peregrinación de las imágenes que salieron del templo de Polco, a las que se sumaron las imágenes barriales de Chamical, y de la zona rural. Al son de cánticos y pedidos, la extensa columna comenzó la procesión. Varios miles de fieles, esparcidos por toda la villa, comenzaron a desandar las calles llevando la imagen que se mostraba radiante y con guardia de honor, como todos los años, por personal de la Escuela de Cadetes de la Policía provincial. Con los pañuelos en alto, y luego de recorrer las ocho cuadras de la pintoresca localidad, regresó a su templo, una construcción que data del Siglo XVI, ya consagrado como ‘Santuario Mariano Diocesano’. La despedida, al ingresar a su hogar y el saludo de su comunidad, marcó el final de su segunda fiesta patronal, con la promesa de su gente de siempre regresar.

http://www.elindependiente.com.ar/papel/hoy/archivo/noticias_v.asp?271964

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s