PRESENTACIÓN DE LA JORNADA DE AYUNO Y ORACIÓN CONVOCADA POR LA CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA

Manos solidarias

Queridos hermanos y hermanas,

En estos días de reunión plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, la problemática de la drogadicción concitó principalmente nuestra atención como pastores. El documento “El drama de las drogas y el narcotráfico” expresa las conclusiones de este análisis y lo hemos puesto en común con la sociedad argentina en su conjunto, especialmente con nuestros fieles, para que no sólo tomemos conciencia de la gravedad de la temática sino que juntos busquemos cómo aportar positivamente a su solución, en la parte que nos toca. Nos urge la vida amenazada y tronchada de tantos jóvenes y el dolor de sus familias. Son jóvenes y familias de nuestras comunidades. ¡Somos nosotros mismos! Así nos enseña Jesús a afrontar el sufrimiento de los demás. Sin desentendernos. Sin mirar para otro lado. Haciéndonos samaritanos y cireneos de nuestros hermanos caídos en el camino.

Juntamente con este texto, proponemos a nuestras comunidades un gesto que exprese nuestro compromiso eclesial de buscar con todas nuestras fuerzas la transformación de una realidad que nos duele y tiene como víctimas principalmente a tantos de nuestros jóvenes. Por esa razón convocamos a una Jornada de Ayuno y Oración para el próximo 7 de diciembre, primer Domingo de Adviento.

Así, toda la Iglesia en Argentina se unirá espiritualmente pidiendo a Dios Padre que mueva y sostenga los corazones y las voluntades de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de los recursos de la Ley, para frenar la perversa y devastadora fuerza de las drogas. Rogaremos también por la construcción de una cultura del encuentro y la solidaridad, como base de una revolución moral que sostenga una vida más digna y por la conversión de los narcotraficantes.

Les ruego extiendan Uds. esta invitación, acogiendo esta importante intención en las celebraciones de ese día, recordando especialmente a los enfermos, a sus familiares y a los fallecidos por causa de este flagelo.

Los abrazo y bendigo en el Señor Jesús, el buen Pastor.

La Rioja, 12 de noviembre de 2013.-

+ Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.