TESTIMONIO DE LOS JÓVENES DE LA PASTORAL JUVENIL DE LA RIOJA

 Nota tomada de El Independiente (18 de julio de 2014)

 

Carlos y Gabriel nos enseñan que no hay que bajar los brazos ante las dificultades

 

Rubén Rivadera y Betiana Aguirre Ortiz, de la pastoral juvenil, mantienen vivo el recuerdo de los curas asesinados el 18 de julio de 1976.

 Dirigentes de la Pastoral Juvenil

 

 

Bajo el lema “Memoria y justicia para seguir construyendo la historia”, comunidades de Capital e interior confluirán en las actividades recordatorias del asesinato de los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville ocurrido el 18 de julio de 1976. Desde la pastoral juvenil jóvenes recordaron la vigencia del recuerdo de los curas que tomó un nuevo impulso a partir del juicio que culpó a Menéndez, Estrella y Vera.
Pertenecientes a la pastoral juvenil, Betiana Aguirre Ortiz y Rubén Rivadera, quienes participaron en la peregrinación que cada año recuerda el cruel asesinato de Carlos y Gabriel, expresaron en diálogo con EL INDEPENDIENTE que “estas actividades son una buena oportunidad para hacer conocer a los más jóvenes sobre la vida de monseñor Angelelli, de Carlos, Gabriel y Wenceslao, porque a veces los más chicos no conocen mucho sobre la historia de ellos. Es una buena ocasión para demostrar qué clase de vida llevaban, una vida fiel al Evangelio y que por eso fueron perseguidos y terminaron muertos. Son valores que hay que rescatar y que hay que transmitirles a los más chicos, para que ellos también sepan que se puede vivir el Evangelio de esta manera, al extremo. Vivir a Jesús todos los días, en todas las cosas que pasan en la sociedad, porque si no se convierte en una religión de cumplir con ciertos rituales y nada más. Vivir el Evangelio es todos los días, en tu trabajo, en tu estudio y en tu casa, en luchar por las causas justas y a pesar de todo. Eso hay que transmitirlo y esta generación más jovencita tiene como mucha fuerza y ganas y uno lo ve en los últimos años, en la defensa del agua en Famatina o la defensa de los derechos en la UNLaR y el Profesorado, ahora con el tema de El Cantadero. Hay un resurgimiento de no quedarse quieto ni callado ante las injusticias sociales, están más involucrados”.

Asimismo, los jóvenes añadieron que “también es importante poder transmitir que son testigos de nuestra tierra. Eso es importante y valioso, porque fueron personas que entregaron su vida y que estuvieron en La Rioja y es significativo que los jóvenes conozcan sobre esto, porque cuando uno va a otro lado, nos pasó en Río de Janeiro para el Encuentro Mundial de la Juventud, que llevamos una bandera con la imagen de Angelelli y se acercó un grupo de jóvenes y nos identificaron como de La Rioja, nos preguntaban cosas. Por eso es importante que sepamos que en nuestra tierra pasó esto, quiénes fueron estas personas que en el ámbito de Latinoamérica son reconocidas”.

Betiana y Rubén comenzaron a involucrarse en estas realidades desde niños, “trabajando en la pastoral de juventud fuimos conociendo, aprendiendo. Estamos muy involucrados”. Betiana en la parroquia San Francisco de Asís y Rubén en la parroquia de Fátima, “nosotros hace muchos años tuvimos párrocos que siempre nos hablaron del martirio. Después hubo una especie de paréntesis en el que se dejó de hablar un poco, antes el trabajo era mucho más fuerte, vivíamos el tiempo de los mártires y todo lo que tenía que ver con Los Llanos, las fotos de los mártires y en la catequesis se hablaba de martirio, se enseñaba, era un tema que incluíamos dentro del programa. Cuando podíamos participábamos de la peregrinación y de la celebración en Punta de los Llanos. Después hubo un tiempo en el que decayó todo eso y quedó como más fuerte en Los Llanos donde hay más organización y está más vivo este tema, pero queremos darle una aire más diocesano, que se conozca, que participen”.

El Papa, el obispo y los juicios

Consultados acerca de las causas de este impulso, los jóvenes aseguraron que “confluyen las palabras de Francisco, de hacer que uno viva en la verdad, de nuestro obispo también, y todo lo que han sido los juicios por monseñor Angelelli y por Carlos y Gabriel. Viene hace un tiempo gestándose nuevamente en el resto de la diócesis esto de vivamos la fe lo más fiel posible y vivirla en todos los ámbitos, no sólo dentro de un templo sino todos los días. Nosotros tratamos de llevar lo que somos en la Iglesia, lo que aprendemos, a nuestros ámbitos, familiar, de trabajo, de estudio. Tratar de vivir coherentemente según lo que creemos que es Jesús, revalorizar la vida de estas personas como ejemplo, estos testimonios, que han sido testigos de Cristo y nosotros queremos ser como ellos, ser fieles”.

“Los jóvenes se siguen acercando, en las parroquias se van prendiendo cada vez más. Están buscando algo que el resto de la sociedad no les brinda, así que hay muchos jóvenes trabajando en la Iglesia, aprendiendo, participando en grupos de catequesis y ahí es la oportunidad para que ellos conozcan la verdad, que a veces no se ve en otros ámbitos. Rescatar los valores que en otros ámbitos no se dan. Como pastoral juvenil hemos estado organizando actividades para jóvenes, con una presencia bastante importante, al último encuentro de Corpus Christi fueron cerca de 500 chicos, tenemos acampadas diocesanas que se han vuelto eventos fijos durante el año y donde los jóvenes se van involucrando con su participación. Tratamos de ir motivándolos con cosas nuevas, vivir de otra manera esta Iglesia nueva y con los mártires tratar de que sean actividades que nos movilicen, que conozcamos, que sea una Iglesia en movimiento, que está viva y como dice el Papa hay que salir a la periferia, buscar, encontrarse con la gente y es algo que se viene haciendo. Ahora se ve más motivación, más fuerza y estamos avanzando en esta Iglesia riojana de más compromiso y desde la Iglesia compromiso con lo social también”.

“El ánimo y el aliento nos da también el obispo en estas actividades con la pastoral, él nos acompaña y está pendiente de todo, nos llama, se junta con nosotros, y a nosotros nos alegra y nos da fuerza su apoyo. Todos los jueves a las 19 en la capilla Virgen del Carmen, tenemos encuentros con los jóvenes y él nos acompaña, porque quiere compartir y orar con nosotros, conversar, conocer la realidad de los jóvenes.

“Estaban arriesgando su vida”

Para finalizar, los jóvenes brindaron su reflexión sobre la fecha que hoy se recuerda, “he leído bastante sobre la vida de estos sacerdotes y me han impactado mucho. Gabriel que se venga de un país tan lejano a trabajar de la manera que trabajó con la gente. Que fue una persona bastante tímida, sencilla, de pocas palabras, pero de una vida espiritual muy profunda y muy comprometido y que ha dejado su vida acá tan lejos de su tierra y lo que él escribió es muy fuerte. Ellos ya sabían perfectamente que estaban arriesgando su vida y sin embargo no se hicieron para atrás, siguieron y eso es muy fuerte. Y Carlos también acompañando a la gente, ayudarlos a mejorar su vida, tratar de que salgan adelante y sabiendo que había muchas personas a las que les disgustaba ese trabajo y lo mismo siguieron. A mí me impactó mucho ese grado de entrega y valentía, porque una persona para vivir el Evangelio tiene que ser valiente y eso me impulsa a mí a hacerlo de esa manera. Hoy en día nos persiguen otras realidades pero no podemos hacernos los ciegos, sordos y mudos. Tenemos que decir que Dios nos ha creado para vivir de manera distinta, no puede haber en la sociedad tantos flagelos y hay que hablar con los jóvenes, enseñarles cuánto vale su vida, que no pueden vivir sometidos y arriesgando su vida en la droga, en la trata de personas, sino luchar por sus ideales, por lo que se cree justo, tratar de no callarse y siempre hacerlo en paz y tratando de conciliar, pero no quedarse callados. Por qué no animarnos a vivir el Evangelio, vivir realmente el Evangelio es lo que te hace libre”.

“Carlos y Gabriel nos enseñan que no hay que bajar los brazos ante las dificultades, si uno sabe que va por lo justo hay que luchar cada uno desde donde esté, ese es un gran ejemplo que los jóvenes buscan hoy, salir del conformismo, de lo sencillo, de lo que parece fácil y no termina bien, hay que luchar por lo bueno y por lo justo. Sin justicia la paz no se logra, hay que impartir justicia para que el pueblo esté en paz y que eso sea cotidiano en cada una de las cosas que se viven”.

“Queremos que vuelva ese clima celebrativo con los jóvenes y que el tema de los mártires este mes también se debata en La Rioja porque es muy importante para nuestra tierra. Tenemos que conocer y saber, porque fueron parte de la historia y de nuestra religiosidad popular. Estos testigos de Cristo son una bendición y nos alientan a seguir caminando”.

Cómo participar
Para quienes quieran sumarse a la pastoral juvenil pueden acercarse a las capillas de sus barrios o a través del Facebook/Past Juventud La Rioja. Además los primeros lunes de cada mes a las 21 se realizan reuniones en espacios a confirmar vía redes sociales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.