HOMILÍA EN LA ORDENACIÓN DIACONAL DE ARTURO CARABAJAL

Lecturas: Jeremías 1, 4-9; Hechos 6, 1-7b; Mateo 20, 20-28

2014 Ordenación diaconal de Arturo

Queridos hermanos,

         En el contexto de nuestro Año Catequístico diocesano, celebramos en el marco solemne de esta Eucaristía, la ordenación diaconal de nuestro seminarista Arturo Carabajal. Incorporado al orden sagrado, Arturo será constituido servidor del santo Pueblo de Dios. Después de algunos años de discernimiento y maduración vocacional, comenzará a transitar el sendero del servicio ministerial en el que quedará consagrado para toda la vida. Por eso estamos felices, porque al llamado de Dios, Arturo ha respondido generosamente que sí.

             En la primera lectura, Jeremías recibe el llamado de Dios que le abre el camino de una entrega total a la Palabra. Pero nubla su respuesta inmediata, la conciencia de la propia juventud e inexperiencia. Dios lo serena, asegurándole que estará con él y que lo asistirá en su testimonio ante los hombres. Nuestra fortaleza no viene de nosotros mismos, frágiles e inconsistentes, sino del amor de Dios en quien arraigamos toda verdadera seguridad y la firmeza de nuestras opciones.

              En el Libro de los Hechos, vemos a la primera comunidad que desea llevar adelante con toda plenitud su misión,  asegurando junto a la proclamación de la Palabra y la oración común, el servicio a los más pobres y excluidos. La elección para el ministerio diaconal de hombres bien apreciados en la comunidad, “llenos de Espíritu Santo y de sabiduría” revela la importancia del discernimiento eclesial antes de encomendar un ministerio tan delicado y relevante en la vida de la comunidad. Los años de seminario y el acompañamiento de los formadores testimonian el deseo de atender a esta gran responsabilidad y de ofrecer al joven candidato al ministerio sagrado aquellos elementos que lo ayuden a tomar la decisión de entregarse con un corazón consciente y libre.

         Los discípulos hicieron su propio camino de crecimiento vocacional junto al Maestro. Tuvieron la vacilación de los criterios humanos que muchas veces anteponen la búsqueda de poder y la exaltación personal  al ideal cristiano de la autoridad que se hace entrega generosa según el modelo de Cristo servidor. Por eso, con firmeza y claridad los corrige y no deja pasar la oportunidad para expresarles la necesidad de esa identificación con sus opciones y sus gestos para ser verdaderamente sus discípulos. Querido Arturo, en el camino al ministerio presbiteral, esta ordenación diaconal expresa la dimensión servidora que siempre tendrá que estar presente en tu entrega al Pueblo de Dios. Nunca deberás dejar de ser diácono, servidor, testigo de un amor que se entrega sin pedir nada a cambio.

         Te deseo de corazón que puedas llevar adelante tu misión conforme nos lo enseña la Palabra de Dios. En esta comunidad diocesana de La Rioja estás llamado a servir con el ardor del profeta y a expresar la vitalidad de una Iglesia que quiere ponerle el hombro a los hombres, estar cerca de sus necesidades para alentar en sus sueños y proyectos la búsqueda de Dios para amar y ser felices en plenitud. En íntima comunión evangelizadora junto al obispo y los presbíteros, tu alegría y perseverancia animarán nuestra misión testimonial de Iglesia samaritana, fraterna y pascual. Dios te bendiga y fecunde tus pasos haciéndote sensible a las angustias y esperanzas de los hombres para anunciarles a Jesucristo y acompañarlos en el camino de la vida.

          María Santísima, servidora atenta de la Palabra, guíe tus pasos. Y san Nicolás, nuestro padre y patrón tutelar, interceda por tu camino diaconal en esta Iglesia riojana.

 

En la ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja,  25 de julio de 2014.

 

+Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.