SALUDO A LOS JÓVENES EN SU DÍA

2013-10 Jóvenes en Señor de la Peña

“Indícame, Señor, tu camino y guíame por un sendero llano.” Salmo 27,11

 

Queridos jóvenes,

            ¡Feliz día de la primavera! ¡Feliz día de la Juventud! Con gran alegría los saludo, sabiéndolos protagonistas de los tiempos que vienen, presentes ya desde hoy en nuestras familias y comunidades con su caudal de vida y energía.

Cuando vemos tantas personas mayores que actúan con entusiasmo y saben comunicar una contagiosa alegría de vivir, decimos que la juventud es un estado de ánimo, una actitud existencial. Pero especialmente son Uds., los jóvenes en años, quienes tienen en esta etapa de sus vidas, el desafío de conocer las promesas de Dios para ser plenamente felices.

La vida, don del Señor que nos quiere bien, es también una tarea por desarrollar, un escenario donde desplegar esas capacidades recibidas para amar y ser amados, para servir y construir junto a tantos otros jóvenes un mundo nuevo. Nunca dejaremos de tener sueños pero es en la juventud donde ellos son capaces de motivar el corazón en pos de nobles ideales, esos que nunca les abandonarán y serán como su brújula, con Dios como horizonte.

Uds. queridos jóvenes riojanos me llenan de esperanza: Afectuosos, sensibles, alegres, despiertos, solidarios, simples, querendones con su tierra, familieros, capaces de movilizarse por grandes causas donde la dignidad de la persona está en juego y disponibles para afrontar esas pequeñas batallas cotidianas donde saben desplegar todos sus dones. La gran mayoría de Uds. se reconoce discípulos de Jesús, al que aman y siguen en sus opciones, participan de la vida de la Iglesia y ven en el Señor, la fuente de esa Vida que bulle en sus corazones.

Por todo esto, los invito a dar gracias a Dios por su juventud. Nunca dejen de ver en ella una gran oportunidad de parte del Señor para crecer en su amistad, para hacer de este mundo la casa de todos que Él proyectó, la comunidad de los hijos de su amor.

No vendan sus corazones a propuestas fáciles y superficiales que excluyan el camino del trabajo y el sacrificio ni rehúyan el diálogo como herramienta permanente para escuchar a todos y apreciar lo bueno, lo noble, lo bello que hay en los demás.

La juventud es en Uds. el tiempo para comprometerse más fuertemente con el amor de Dios que habita sus corazones y los impulsa a “ponerle onda” a todo lo que hacen. Elijan cada día dar lo mejor de Uds., sabiéndose “jóvenes ricos” a los que el Señor mira con amor y de los que espera un sí a su seguimiento. Nuestra Provincia, nuestra Patria, América Latina, la Humanidad, los necesitan y tenemos en Uds. motivos para esperar confiadamente los tiempos nuevos por venir.

Los abrazo fuerte en nuestro amigo Jesús, que nos amó primero y nos llamó por nuestro nombre. Con mi bendición de padre y pastor, afectuosamente,

La Rioja, 18 de setiembre de 2014.-

+ Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.