Homilías radiales de Mons. Angelelli – Segundo Domingo de Navidad- La Rioja, 3 Enero de 1971

558009_583370845031640_1949016627_n-679x675

Enrique Angelelli.
Misas Radiales. Editorial Tiempo Latinoamericano, Córdoba. Tomo 2, pág.15s
La Rioja, 3 Enero de 1971
DOMINGO SEGUNDO DE NAVIDAD
Eclesiástico 24, 1-4. 12-16; Efesios 1, 3- 6. 15- 18; San Juan 1, 1-18

Saludos: A todas las comunidades parroquiales de la Diócesis
A todos los sacerdotes del interior de la Diócesis
A todos los peregrinos y promesantes venidos a las Fiestas
A todos los enfermos y a los de la Cárcel. ..
Al Grupo Misionero de las Termas Santa Teresita …

Reflexionemos: Estamos viviendo aún estas Fiestas Patronales de San Nicolás.
Aquí, junto a mi, está la hermosa Imagen del Niño Alcalde.
Junto a la Mesa del Altar está la Imagen de San Nicolás, en este Templo de la Catedral, veo a peregrinos y promesantes, entre quienes se encontrarán amigos y parientes de ustedes. Están los Allís y todo preparado para que dentro de una hora salgan las Imágenes de San Nicolás y la del Niño Alcalde para el Desencuentro frente a la Casa de Gobierno. Cómo quisiera transmitirles la alegría y el clima que se está viviendo en esta despedida. Ustedes se imaginan cuántas cosas hermosas se han vivido en esta Novena. Dios ha hablado a cada uno de nosotros. Hemos reflexionado acerca de nuestra vida. Hemos llegado al final del año 1970 cargando con todo lo que cada uno traemos en nuestras alforjas. Desde esta Rioja, le podemos responder al Santo Padre: estamos descubriendo cada vez más, que TODO HOMBRE ES MI HERMANO. Usted, que se encuentra solo en el campo, o en el pueblo; Ud., Abuela, amigo, que está luchando para llevar adelante la familia; Ud. amigo profesional a quien Dios le ha confiado una responsabilidad de Servicio y de hacer el bien a los demás; Ud. empresario u obrero; Ud. amigo que trabaja en la cultura, en el deporte, en el Comercio; Ud. que tiene responsabilidad de comerciante en cualquiera
de sus jerarquías; Ud. Juez a quien se le ha confiado juzgar la conducta de su hermano. Ustedes chicos, ustedes jóvenes; Ud. periodista que debe ser siempre servidor de la verdad y ayudar a la comunidad a que crezca en la libertad, en la justicia y en la fraternidad. A Ud. amigo turista o peregrino que ha llegado desde otros lugares. A Ud. hermano riojano que ha venido para las fiestas a visitar a sus familiares y a sus amigos. A ustedes hermanos sacerdotes y religiosas a quienes se nos ha confiado, por el Señor, ayudar a caminar a nuestro pueblo hacia la casa del Padre, haciendo cada vez más agradable y feliz la casa y la familia humana en la tierra. A Ud., el que sea, con los problemas que tenga.
¿No les parece que es una hermosa meta a alcanzar en La Rioja: TODO HOMBRE ES MI HERMANO? Bendito sea el Dios y el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo en Cristo con toda clase de bendiciones, ya que en Él nos eligió antes de la creación del mundo para que fuésemos santos e irreprochables en su presencia por el amor. Nos eligió para que fuésemos hijos adoptivos suyos por Jesucristo.
Hoy puedo hacer mías las palabras de San Pablo cuando les escribía a los cristianos de Efeso porque he visto con mis ojos las expresiones de Fe en Cristo a través del diálogo, de la confidencia personal, a través de lo que estamos viviendo ahora y lo que me ha tocado vivir cuando nos encontramos en los pueblos, no ceso de dar gracias a Dios por Ustedes, recordándolos diariamente en mis oraciones, y sobre todo en mis Misas, a fin de que el Señor les dé siempre el Espíritu de Sabiduría que han recibido en la Confirmación; ilumine los ojos de ustedes para que comprendan que han sido llamados a vivir en la Esperanza. Que no significa cruzarse de brazos. ¿Ven?, exige
que debemos trabajar para que todos vivamos fraternalmente, que vale mucho más ese niño que tiene Ud. ahora en la cuna que todo el oro del mundo.
y Nació el Niño, y fue envuelto en pañales y puesto en un Pesebre para que Ud, y yo, aprendiésemos que todo lo que hagamos por cualquier niño, por cualquier hombre, lo hacíamos por Dios, porque Dios se ha metido en ese niño y en ese hombre, y lo ha convertido en su casa.
El Evangelio nos habla de que la PALABRA se hizo carne.
Aquí la Palabra es CRISTO. Él es luz y nosotros somos llamados a ser testigos de la luz. Dentro de pocos días celebraremos la fiesta de los Reyes Magos, llamada EPIFANíA. ¿Saben lo que significa EPIFANíA?: MANIFESTACiÓN. Es Jesús que se manifiesta como el Hijo de Dios, como el Mesías, como el Salvador de los hombres. Pienso que las celebraciones que acabamos de celebrar en este comienzo del Año, son una Gran Epifanía de Cristo para toda La Rioja. Cristo, en su ropaje de Niño Alcalde desde el amanecer del año nuevo se nos MANIFIESTA como el Señor y el Salvador de nuestro Pueblo.
Nos hemos alimentado con Su Palabra que es su Evangelio, nos hemos alimentado con su Cuerpo y su Sangre que es la Eucaristía, nos hemos alimentado con el Encuentro entre hermanos que es vivir la Comunidad en el Amor. Nos estamos dando cuenta que al volver a nuestras casas ya no podemos olvidar: TODO HOMBRE ES MI
HERMANO. Hay mucho que hacer, hay mucho que quitar para que todos seamos felices. Habrá muchas o pocas resoluciones que tomar para seguir adelante. Acuérdense del canto que tantas veces hemos cantado en estos días: TOMA MI MANO, HERMANO, CRISTO RESUCITÓ.
No tengamos temor de entregar todo nuestro esfuerzo para que lo poco o mucho que tengamos lo sumemos con lo de los demás, para que en La Rioja siga creciendo una nueva primavera.
Ustedes me podrán decir: son ilusiones de niños. No mis amigos.
Si nos hacemos como ese Niño de Belén, cambiamos la vida y ayudaremos a cambiar la vida de nuestros hermanos. Si en la vida encontramos algunos que tienen un corazón cerrado, egoísta y que piensa solo en él, pienso que hay muchos que esperan le tendamos la mano para caminar juntos.
Que esta despedida nos encuentre a todos reunidos otra vez al término del 71.
Que el Señor no dé su Paz para proseguir caminando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.