CARTA PASTORAL DE PENTECOSTÉS

Pentecostés los 12 y la Virgen

“… los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios…” (Gal. 5,16)

Mis queridos hermanos,

A pocos días de celebrar la Solemnidad de Pentecostés, nos unimos con alegría a toda la Iglesia para recibir el Espíritu Santo que nos llama a anunciarlo ante los hombres. ¿Adónde nos quiere llevar en este Año de la Misericordia?

  1. Misericordia y solidaridad

La realidad nos agobia con sus datos económicos y sociales y nos pide estar atentos y cercanos a quienes sufren con más crudeza el impacto de la inflación y la fragilidad laboral. En junio tendremos la Campaña Anual de Cáritas, posibilidad concreta de asistir y promover la vida de nuestros pobres, pero mientras tanto encomiendo a sacerdotes y responsables de comunidades a responder desde las Cáritas parroquiales, con amor fraterno y eficacia aquellas situaciones afligentes que ya se están dando entre nosotros.

Días atrás adherí en nombre de nuestra diócesis, a la denominada Declaración por La Rioja, que expresa la preocupación de los distintos sectores institucionales, económicos y sindicales  de la provincia por la fuerte suba tarifaria y de precios de artículos de primera necesidad para la vida de las familias. Nuestra unidad como sociedad es una herramienta necesaria al servicio del bien común de todos los riojanos y de los argentinos. 

  1. La alegría del Amor

Hace algunas semanas recibimos la Exhortación apostólica post sinodal “La alegría del amor” del Papa Francisco, en relación con la vida y misión de la familia, proponiendo con una mirada nueva el abordaje de la vida familiar en las distintas etapas así como la pastoral familiar.

 “Esta Exhortación adquiere un sentido especial en el contexto de este Año Jubilar de la Misericordia. En primer lugar, porque la entiendo como una propuesta para las familias cristianas, que las estimule a valorar los dones del matrimonio y de la familia, y a sostener un amor fuerte y lleno de valores como la generosidad, el compromiso, la fidelidad o la paciencia. En segundo lugar, porque procura alentar a todos para que sean signos de misericordia y cercanía allí donde la vida familiar no se realiza perfectamente o no se desarrolla con paz y gozo.” (n. 5)

El Papa nos propone la Buena Noticia del amor cristiano abarcando todas las etapas de la vida de las personas y las familias, para ayudarnos a responder desde nuestra propia responsabilidad de evangelizadores con especial atención a los signos de los tiempos.

Los cristianos no podemos renunciar a proponer el matrimonio con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda, o por sentimientos de inferioridad frente al descalabro moral y humano. Estaríamos privando al mundo de los valores que podemos y debemos aportar. Es verdad que no tiene sentido quedarnos en una denuncia retórica de los males actuales, como si con eso pudiéramos cambiar algo. Tampoco sirve pretender imponer normas por la fuerza de la autoridad. Nos cabe un esfuerzo más responsable y generoso, que consiste en presentar las razones y las motivaciones para optar por el matrimonio y la familia, de manera que las personas estén mejor dispuestas a responder a la gracia que Dios les ofrece.” (“La alegría del amor”, n.35)

Invito a catequistas y animadores de la pastoral familiar a comenzar su lectura, ayudados por sus pastores, los párrocos y sacerdotes de sus comunidades. De esta manera podremos renovar contenidos y modalidades catequísticas y expresar más cabalmente cuanto el Señor pide a su Iglesia.

La celebración del Congreso Eucarístico Nacional (Tucumán, 16 a 19 de junio) nos dará la oportunidad de profundizar la entrega del Señor a su Pueblo, un amor probado y fiel que nutre y fundamenta el amor humano. En nuestra participación como diócesis, la posibilidad de conocer y celebrar la vida junto a hermanos y hermanas de tantas comunidades del país, animará la expansión de nuestra mirada eclesial en comunión con Cristo, Señor de la historia.

  1. Visita pastoral en los Llanos.

A partir de agosto, junto a la bendita imagen de San Nicolás, nuestro santo y patrón tutelar, proseguiré mi visita pastoral para llegar a las parroquias y comunidades que componen el Decanato “San Pablo”.

La visita pastoral es una de las actividades más hermosas y exigentes que las normas de la Iglesia nos piden a los obispos (cfr. cánones 396 §1 y 397§1 del Código de Derecho Canónico).

“(…) la visita pastoral, auténtico tiempo de gracia y momento especial, más aún, único, para el encuentro y diálogo del Obispo con los fieles, tiempo de gracia especial, único, para el encuentro y diálogo del Obispo con los fieles (…) Es el momento en que ejerce más cerca de su pueblo el ministerio de la palabra, la santificación y la guía pastoral, en contacto más directo con las angustias y las preocupaciones, las alegrías y las expectativas de la gente, con la posibilidad de exhortar a todos a la esperanza. En esta ocasión, el Obispo tiene sobre todo un contacto directo con las personas más pobres, los ancianos y los enfermos. Realizada así, la visita pastoral muestra lo que es, un signo de la presencia del Señor que visita a su pueblo en la paz.”  (nn. 46 y 47 de la Exhortación Apostólica “Pastores Gregis” de San Juan Pablo II)

En ocasión de mi reciente visita pastoral al Decanato “San Pedro” en el Oeste riojano el año pasado, pude confirmar la vigencia de estas preciosas palabras. Como en mi Carta pastoral de Pentecostés del año pasado en relación con la visita al Oeste riojano, les presento el cronograma de nuestra presencia en las distintas parroquias.

23-08/30-08-2016 Pquia. Santa Rosa de Lima – Patquía
31-08 /05-09-2016 Pquia. Nuestra Señora del Rosario – Tama
06-09 /14-09-2016 Pquia. Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana – Malanzán
15-09 /23-09-2016 Pquia. Nuestra Señora del Rosario del Milagro – Milagro
24-09 /03-10-2016 Pquia. Nuestra Señora de la Candelaria – Olta
04-10/09-10-2016 Pquia. El Salvador – Chamical
10-10 /23-10-2016 Pquia. Purísima Concepción – Chepes
24-10 /31-10-2016 Pquia. Nuestra Señora del Rosario – Ulapes

 

Mis queridos hermanos, les deseo un feliz Pentecostés. Que el Espíritu de Dios nos fortalezca con sus dones para iluminar con nuestra vida y testimonio aquellos ámbitos donde nos lleva para hacer presente la buena nueva del amor cristiano.

En Jesús, nuestro Niño alcalde y buen Pastor.

La Rioja, 8 de mayo de 2016

Solemnidad de Nuestra Señora de Luján, Patrona de la Argentina

+Marcelo Daniel Colombo, Padre Obispo de La Rioja

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.